Pompeya y Herculano: dos ciudades un destino

Dicen unos versos:” O fortuna velut luna” – “La fortuna cambia como la luna”. Así es, la suerte es impredecible y puede cambiar en un rato.

Hace dos mil años en el cielo de Pompeya y Herculano la luna cambió. Dos ciudades prósperas que se encontraban en un hermoso lugar cercano al mar, bañadas por ríos y con fértiles campos, de repente fueron canceladas desde la cara de la tierra en un par de días.

El Vesubio con su enorme poder destructivo acabó con todo: casas, calles, tiendas, monumentos, miles de personas y todo lo que representaban.

Esta tragedia fue terrible, quizás la peor de la antigüedad. Ellas fueron olvidadas por la historia porque el Vesubio las sepultó y por esta razón sus ruinas sobrevivieron hasta el día de hoy.

No hay ninguna duda que visitarlas es extremadamente fascinante por muchas razones, ante todo usted tiene la oportunidad de vivir una experiencia inolvidable dando vueltas en una dimensión antigua de siglos. Ahí podrá ver donde los Romanos comían, dormían, amaban, gozaban, oraban y morían.

Estos dos lugares son similares, pero al mismo tiempo distintos por sus características y por sus estados de conservación.

Duración del recorrido: 4 horas
Equipo: calzado cómodo y ropa informal, gorra y botella de agua para los días soleados, paraguas y/o campera impermeable para los días lluviosos.



0
Rated 0 out of 5
0 de 5 estrellas (basado en 0 reseñas)
Excelente0%
Muy buena0%
Media0%
Mala0%
Muy mala0%

No hay reseñas todavía. Sé el primero en escribir una.

Escribe una reseña

 8 total views,  1 views today

Condividi