Procida: la isla colorida

Es una de las islas más pequeñas del Golfo de Nápoles, sin embargo, este año será la más grande porque fue nombrada capital de la cultura italiana por el 2022.

Por haber obtenido este título ahí se celebrarán 150 eventos con la participación de 350 artistas originarios de 45 países.

Este lugar se ha quedado fuera del turismo masivo por lo tanto ha conservado su original belleza mediterránea.

La isla bien representa el concepto: “La identidad es un color”. La casa de cada isleño tiene su matiz de color y todas juntas crean un pintoresco paisaje donde una paleta de colores se refleja en el azul del mar.

Tiene una arquitectura urbana original por sus calles enredadas y por las casas construidas una arriba de la otra. Una ves llegado a la isla con el barco desde Nápoles dará un paseo hasta un lugar llamado: “Terra Murata”.

Es el punto más alto de la isla donde hay un castillo que fue utilizado como prisión por mucho tiempo. Ahí se encuentra la Abadía de San Michele que tiene sus interesantes adornos y obras de arte. Desde este sitio se caminará hasta el lugar más característico de la isla llamado: “Corricella”.

Es una aldea de pescadores con un pequeño puerto que se hizo famosa cuando ahí se ambientó la película ganadora de varios Oscar de Hollywood: “El postino”.

Se almorzará en uno de los restaurantes y luego se regresará al puerto para volver a Nápoles.

Duración del recorrido: todo el dia
Equipo: calzado cómodo y ropa informal, gorra y botella de agua para los días soleados, paraguas y/o campera impermeable para los días lluviosos.



5
Rated 5 out of 5
5 de 5 estrellas (basado en 1 reseña)
Excelente100%
Muy buena0%
Media0%
Mala0%
Muy mala0%

L’isola dai cento colori e cento scorci

Rated 5 out of 5
17 octubre 2022

Non ho visto monumenti storici importanti, ma è valsa la pena di fare il viaggio. La fusione fra mare e cielo è interrotta dalla sagoma dell’isola, ma è allo sbarco che vieni sorpreso dai colori vivaci e caldi. Certo devi camminare, salire e scendere scale ma quando ti fermi a prendere fiato, puoi godere di scorci da fotografare. La meritata pausa nel piccolo ristorante della baia ci ha aiutato a ripartire per completare la visita e riprendere il traghetto con un poco di nostalgia. Tornerò.

Rosa

Escribe una reseña

 9 total views,  1 views today

Condividi